Las pirámides o templos asociadas a las cultura Tolteca son de sus legados más relevantes. Esto se debe a la gran importancia que los mismos le dieron a la construcción en general. Sus obras sirvieron de inspiración para el levantamiento de diferentes edificaciones posteriores, hechas por otras civilizaciones.

Muchos de sus trabajos son constantemente confundidos con los de otros poblados. Esto se debe primeramente al dominio que ejercieron por sobre sus vecinos y a la gran admiración. Esta influencia predominaba por el respeto que otros sentían hacia ellos, más que por su carácter de guerreros.

Las Pirámides de la cultura Tolteca fueron muy pocas, en comparación con otras civilizaciones. A pesar de esto no se puede negar el esplendor que expresaron mediante a las piezas que eran colocadas en las mismas. Esta población se concentró, en gran medida, en la elaboración de templos, plazas y construcciones más pequeñas pero admirables.

Particularidades de las pirámides de la cultura Tolteca

Uno de los aspectos que resalta negativamente en cuanto a las pirámides y construcciones Toltecas fueron sus materiales. El uso de productos poco resistentes ha tenido como consecuencia que no permaneciera hasta la actualidad. Esto comparándolos con otras edificaciones más antiguas que se mantienen hasta la fecha, contando con pocas modificaciones.

Por este motivo son pocas las pirámides de la cultura Tolteca de las cuales se han podido hacer estudios. Materiales como el adobe eran de los principalmente utilizados, junto con otros perecederos. La piedra y los metales también fueron de vital importancia, aunque en menor medida.

Dentro de sus pirámides se pueden observar distintas formas esculturales que le dan soporte a las paredes y techos. Las figuras más significativas eran las relacionadas con sus Dioses, mayormente personificadas por combinaciones entre animales y humanos. También hay imágenes de guerreros que levantan, en diferentes posiciones, las grandes estructuras, mostrando de este modo su fuerza.

Precisamente por las pirámides es que la ciudad de Tula es considerada su localidad más importante. La llamada Capital Tolteca conserva en la actualidad dos santuarios piramidales. De estas construcciones es que se obtuvo gran parte de la información sobre sus tradiciones y modo de vida.

Las más importantes

Es la ciudad de Tula su centro ceremonial más grande e importante. Esto se debe por las pirámides y templos pero también por las construcciones que la rodeaban y en donde conviviera el resto de la población. Plazas y viviendas en forma de barrio, también lograron un emblemático significado con el pasar de los años.

La pirámide Tlahuizcalpantecuhtli, También llamado templo, representa el mayor legado de la cultura Tolteca de este tipo. La misma se hizo en honor a su deidad más importante denominada Quetzalcóatl. Este lugar está decorado por diferentes imágenes que representan escenas bélicas de gran importancia para los Toltecas. Sus columnas son el elemento que mayormente rinde honor a su Dios, debido a que están esculpidas con serpientes emplumadas.

Otra pirámide fue la llamada “Palacio quemado”. Una edificación que, como su nombre lo indica, debido a sus características se ha podido determinar que fue quemada. Este acto debió de originarse por la gran cantidad de poblaciones enemigas que los Toltecas acumularon con el pasar del tiempo. A pesar de esto, con los pocos estudios hechos, han determinado que este lugar fue realizado en homenaje al sol.