La organización política de la cultura tolteca está definida por dos aspectos básicos: su particularidad nómada y carácter de guerreros. Ambos principio ayudaron a que se fuesen estructurando, sobre todo en el periodo de conquista de sus tierras. En ese momento histórico tenían prioridad de liderazgo aquellos que lograban imponer su poder con mayor facilidad.

Estos personajes bélicos fueron los que lograron en mayor medida la expansión de su territorio. Por este motivo eran reconocidos como líderes que imponían respecto en el resto de la sociedad que los seguía. De esta forma obtenían tierras y tributos para el desarrollo de la sociedad en general.

Las guerras forman parte del sistema político de los toltecas debido a todo lo que consiguieron gracias a las mismas. Cada uno de sus logros se debieron al poder que ejercían mediante los prisioneros, sacrificios humanos y tributos característicos. De esta forma fueron acumulando una mayor reputación con las comunidades vecinas, principalmente como grandes representantes del dominio militar.

Junto con esta fuerza guerrera los Toltecas tuvieron otro patrón en particular, la religión. Por este motivo se les adicionaban los sacerdotes como parte de la organización política de la población. Estos se encargaban del poder administrativo y de la influencia directa en las comunidades, por medio de los dioses.

Su poder político tenía una gran magnitud debido al uso constante de la fuerza. Su extensión llegaba a tal grado que muchas de las comunidades vecinas les rendían tributo. Esta era forma de mantener el poder y obtener mayores beneficios de otros poblados.

Ámbito político de la cultura Tolteca

Las leyes eran fundamentales para la cultura Tolteca. Las mimas eran dictadas por su rey o gobernante mayor. Igualmente se hacían cumplir mediante la imposición de los militares de alto mando y por sus amenazas. Aquellos que no se guiaran por las normas eran sacrificados en homenaje a los Dioses que estos seguían. En el más positivo de los casos pasaban a ser esclavos de las altas jerarquía, como muestra de poder absoluto.

Otro aspecto relevante en el ámbito político de los toltecas es que pasaron por diferentes líderes. A lo largo de 300 años de historia fueron varios los nombres que sobresalieron como dirigentes de la población. Entre los más relevantes está “Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl” venerado como un héroe y quien utilizo la imagen de su Dios más importante. El mismo trajo prosperidad, desarrollo óptimo y tradiciones especificas para esta civilización.

Por el contrario, también es mencionado Huemac como un líder de esta la cultura. Este fue uno de los últimos en tomar el poder y durante su gobierno la población sufrió de diferentes calamidades. Entre ellas están los constantes conflictos internos y externos, junto al predomino de despotismo. Haciendo que el decaimiento de la civilización se acelerara de manera inminente.

Es importante señalar que el constante uso de sus tributos guerreros fue el que los llevo también a su desaparición posterior. Esto se debió a que varias comunidades, liderados por los chichimecas se juntaron en su contra. De esta forma fueron invadidos y saqueados en poco tiempo, siendo conquistados y absorbidos por dichos poblados.