Antes de comenzar a estudiar el calendario Tolteca es importante tomar en cuenta algunos factores. Muchos de los calendarios asociados a las poblaciones indígenas de la época precolombina tienen un origen parecido. De hecho mucho son confundidos entre sí, debido a que no se tiene información específica sobre quien lo desarrollo en primer lugar.

En el caso de la tribu Tolteca es asociado su calendario a tribus que se desarrollaron con posterioridad. En este sentido se les relaciona con los Mayas, Chichimecas y Aztecas, como parte de las comunidades a las que influenciaron. Por este motivo varias de las atribuciones de su calendario están relacionadas entre sí.

Los toltecas consiguieron una manera de llevar el paso de los días y predecir los periodos futuros. Ellos fueron influenciados principalmente por la cultura Olmeca, por ser los primeros en desarrollar este sistema. Por ello la antigüedad de este tipo de elemento data de años antes de Cristo. Igualmente continúa utilizándose hasta la llegada de los españoles a tierras Americanas.

¿Cómo se usaba?

Ha sido realmente complicado estudiar el uso del calendario Tolteca. Un sistema complejo, basado en distintas cuentas, mecanismos y modalidades que tenían diferentes aplicaciones. Igualmente variaban en cuanto a sus versiones, teniendo algunas para la utilización local.

En cuanto a las cuentas, había cuatro por las que se guiaban principalmente. Primeramente la larga, en la cual su año comprendía 360 días y se agrupaba cada 20 años. De esta manera podían medir los eventos míticos del universo, el paso de los gobernantes y la creación.

También estaba la cuenta profética de los Toltecas, asociada a los 365 días que se conocen actualmente. En este caso el grupo era formado por 20 o 24 años y de este modo determinaban sus predicciones.  También estaba la Joviana con la cual se sincronizaban el resto de las mismas.

Finalmente se habla de la cuenta civil, la cual se guía por la vuelta al sol. Con esta última determinaban los nombres de los niños, los procesos civiles y agrícolas junto con la organización de las fiestas. Los ciclos de esta eran bastante precisos, sobre todo en la parte astronómica.

Qué legado nos deja el calendario Tolteca

Su legado más importante es el establecimiento del tiempo como medida. Los días pasaban y eran marcados por ellos. Igualmente el uso de las predicciones en sus actividades más importante como la agricultura.

Es realmente una complejidad que sorprende para la época y que fue pasando por distintas generaciones. Igualmente es relevante afirmar que se mantuvo como uno de sus sistemas principales durante más de trecientos años y fue utilizado por comunidades vecinas.

Fueron pocas las modificaciones que se hicieron en la historia de este tipo de sistemas. Y para el resto de las culturas que lo heredaron simbolizaban igualmente a sus antepasados a través del universo. Con el calendario también se manifestaron las tradiciones, dioses y formas de vida emblemáticos de estos pueblos.

El calendario Tolteca también deja como legado el desarrollo tan representativo que tenían las culturas mesoamericanas.  Elementos que para ellos representaban algo sumamente sencillo todavía tienen una complejidad notoria. Esta es tan significativa que no se ha podido determinar, hasta la fecha, mucho de sus símbolos y funciones.